viernes, 22 de octubre de 2010

Adiós a mi lozanía (1)

Buenos días!!
El otoño es mi estación preferida. Me encantan sus tonalidades, sus atardeceres, sus noches de semifrío, etc. Sin enmbargo, siempre trae consigo una mala noticia: Nena, es hora de ponerse a dieta. Mi historia de odio con las dietas es larga y, hasta la fecha, un auténtico fracaso. He probado todas. Con médico y sin él. Con gimnasio y sin él. Con presoterapia y sin ella. Muchos de mis intentos han sido en vano, en otros he conseguido bajare de peso considerablemente. Pero, tras mantenerme unos meses, he vuelto a "mi ser". He de decir que soy perfectamente consciente de la razón de mi fracaso: me encanta comer.

A día de hoy, soy una mujer lozana (mi chaval dixit). El problema es que no soy como ella... qué más quisiera yo. 

Christina Hendricks, de Mad Men (serie que se me merece un super post)

No, mi lozanía es mucho menos glamurosa. Las chicas de Guatequecacahuete, de cuya colección estoy enamorada, me han comentado que tengo una talla "Pompitas". Es el nombre perfecto!.   

Bueno, todo esto viene a cuento de que me he puesto a dieta (ya iba siendo hora). Aprovechando esta nueva etapa en la blogosfera, he decidido daros la brasa con mis aventuras lozanas de vez en cuando. Lo lógico seria que compartiera todo esto con la váscula, pero no nos llevamos bien. Simplemente, no congeniamos. En fin, que no se puede estar a bien con todo el mundo en esta vida (y esa máquina lo único que hace es decirme que no peso lo que debería pesar).

En mi caso es más bien al revés, soy yo la que se esconde de ella

Mi plan es bastante sencillo. El primer paso ha sido apuntarme al gimnasio. Por ahora he ido dos veces (esta es mi segunda semana de guerra contra la lozanía). La idea es ir al menos dos veces por semana, si puedo tres. Como voy a clases, se me hace más ameno que las máquinas. 
 
El paso dos es más complicado. Comer menos. En esto me ayuda mi chaval, que así pilla más comida él. Es que es de esa especie a la que a veces odio porque nunca engorda. Yo soy de la otra: de la que no sólo luce cada gramo que ingiere, no señor, también le engorda lo que come la persona de enfrente. 

Y, por último, el tercer paso. Dejar la cerveza entre semana. Esto sí que es una faena. A ver, no me malinterpretéis, no soy alcóholica ni mucho menos, pero me gusta tomarme una cerveza con los amigos, en una terraza, o cuando llego a casa tras una maratoniana jornada de curro. Ahora me tendré que conformar con zumos, agua y cocacola ligth (ya sé que no es un suplicio, pero entre eso y el tema de la comida...). 

Si es que me miran con unos ojitos... bueno, voy a ser fuerte!

Bueno, para que veáis que voy en serio, ahí van mis medidas a día de hoy. Espero que en un mes hayan bajado algo (cruzar los dedos por mí). 

Pecho: 96
Cintura: 80
Cadera: 102
Culete (mi zona más imponente): 116

¿Vosotras también estáis a dieta? ¿Lo habéis intentado alguna vez? ¿Algún truco para que sea más fácil?
Besos,
Alba

3 comentarios:

Beatriz V.P. dijo...

Ánimo guapa!! seguro que lo consigues! Yo a dieta no he estado en la vida, pero me sientan mal mil alimentos así que lo mío con la comida tampoco es un camino de rosas!
Dale caña al gimnasio, verás que te acaba enganchando!

Anónimo dijo...

Hola!!! Aterricé aquí buscando fotos de Mad men. Me he sentido muy indetificada contigo! Mi chico me llamaba "mujer importante" ;)Me encanta comer también, pero he decidido ponerme a dieta, y he escogido una con la que no sufrir demasiado. Es la dieta de los puntos (pro points). Te la recomiendo!Aquí puedes encontrar info: http://dietaww.foroes.org/ Aunque espero que cuando leas esto ya no la necesites! Un saludo desde Málaga, Clara

Fernanda dijo...

Sí se puede, y esta actriz de Mad Men es un gran ejemplo para seguir, también encontré tu blog buscando imágenes de la serie.