martes, 9 de noviembre de 2010

Mucho ruido y pocas nueces

Hola a todas!
Ayer me quedé horrorizada viendo algunos de los estilismos de los asistentes a los premios MTV Europe, que se entregaron en Madrid el domingo. En mi humilde opinión, creo que más de una se equivocó al intentar emular a Lady Gaga (ganadora de la noche con tres premios que no pudo recoger en persona). Una de ellas fue, sin duda, Kesha.

No entiendo nada de su look. Es un espanto, y la pose es la guinda... 

Otra que no estuvo nada acertada fue Miley Cyrus, alias Hanna Montana. En su intento por dejar atrás su imagen de niña Disney ha optado por el camino más rápido hacia... bueno, no tengo muy claro hacia donde. Es una pena, porque podría haber logrado una imagen más sofisticada y adulta sólo con cambiar algunas prendas clave y dejar de actuar en la serie (algo que ya ha pactado con Disney). Otras cantantes jóvenes, como Taylor Swift, tienen una imagen juvenil pero respetada, sin que para lograrla hayan tenido que entrar en la dinámica "macarra" en la que está ahora Cyrus. 

La prisa que tiene esta chica por crecer, ¡pero si sólo tiene 17 años!

Katy Perry tampoco me convenció, lo mismo que su marido. Y mira que normalmente sus estilismos me suelen robar más de una sonrisa. 

Él tiene una cara rara, rara, rara

En cuanto a la presentadora, Eva Longoria, no me acabaron de gustar sus estilismos (y normalmente me suelen gustar). Creo que no la favorecían y que algunas elecciones fueron muy arriesgadas.

11
El tema del culotte por detrás no me convence. No creo que pegue nada con el estilo lady de la parte superior del vestido, o con el adorno del escote en la espalda. 

Éste es algo mejor, aunque lejos del glamour al que nos tiene acostumbradas. El pelo y el maquillaje sí me parecen de lo más acertado. Y el micro, ¡me encanta!

En resumen, una pena de gala desde el punto de vista del vestuario. No entiendo por qué las cantantes se empeñan en restar glamour a unos eventos en los que se homenajea a su profesión. Las actrices parece que lo entienden mejor y las galas de premios suelen ser todo un escaparate de estilo y buen gusto (siempre hay excepciones, claro). Incluso cantantes de otros estilos, como el country (uno de mis puntos hortera, he de confesarlo), acuden a las entregas de premios con sus mejores galas. 

La música y la moda no tienen por qué estar reñidas. De hecho, Lady Gaga puede ser un caso extremo, pero deja claro que el vestuario es una parte esencial en los espectáculos musicales. Una alianza entre música y moda podría ser muy interesante y enriquecedora, ¿no creéis? 

Para demostrar que ambas artes no están reñidas, mañana hablaremos de Glee, una serie con un diseño de vestuario impecable. 

Besos, 
Alba


1 comentario:

Mageritdoll dijo...

Estoy de acuerdo con el artículo que has escrito Alba. No había visto imágenes de la gala, bueno, alguna por televisión en el desayuno... :-) ... pero ciertamente has sabido sacarle jugo al evento, porque has ido reafirmando tus opiniones con unas fotos que lo decían y confirmaban todo bastante bien. Ha sido muy interesante para mí.

Sergio de Mageritdoll