jueves, 12 de enero de 2012

Cuando los hombres no aman a las mujeres

Siempre me ha gustado la película de Meg Ryan y Andy García "Cuando un hombre ama a una mujer", y en especial la canción homónima. Me gusta la entrega incondicional de ese marido que se enfrenta al alcoholismo de su mujer, su ternura, su determinación. Y me gusta el hecho de que se cambien los papeles: todavía hoy, en 2012, se tiende a presentar a las mujeres como sufridas esposas/novias/amantes, un rol que no favorece la igualdad. Nosotras también podemos ser complicadas, tortuosas y crueles. 




Todo esto viene al caso porque, cada vez que leo, veo o escucho algo sobre "Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres". Puede resultar una asociación arbitraria, incluso estúpida. O no. Porque parecen reversos de una misma moneda. 

Los hombres a los que se refiere Stieg Larsson en su libro son seres crueles, horrendos, carentes de cualquier tipo de empatía o sentimiento hacia el prójimo. Son seres viles, en el sentido más estricto de la palabra (de acuerdo con la RAE, vil es Indigno, torpe, infame). 

Las portadas de la edición española me parecen sensacionales


A mí personalmente el primer libro, este en el que los hombres odiaban a las mujeres, me gustó. Tenía una historia interesante, unos personajes atractivos y buen ritmo. Eso sí, era un bestseller sin mucha enjundia literaria. Y creo que sus atributos, aquellos que hicieron que nos engancháramos a ese periodista torturado y a esa hacker asocial, decayeron notablemente en la segunda y tercera entrega de la saga. 

Noomi Rapace es lo único salvable de la versión sueca

La puesta en escena de la sueca olía un poco a naftalina, la verdad


En cuanto a las películas, la versión sueca me resulto un telefilm propio de la tarde de domingo de Antena 3, pero por el que pagué 7 euros en unos multicines. Ni decir que me ahorré las entradas de la segunda y tercera película. Eso sí, no pienso perderme la nueva versión, la versión yanki, la de David Fincher

Y no me la voy a perder porque:
1. Me gusta mucho su cine. Fincher firma algunas de las mejores películas que he visto en los últimos años: El increíble caso de Benjamin Button, La red social y Zodiac, por no hablar de Seven. Nos ha proporcionado claras muestras de su talento, de su buen criterio al escoger historias, guionistas y actores. Su firma es para mí ya una garantía. 

2. Por el elenco de actores. En la versión sueca sólo se salvaba Noomi Rapace (ahora la podéis ver en la pobre y coja segunda película de Sherlock Holmes). La versión estadounidense la encabeza alguien tan versátil y solvente como Daniel Craig. Y le acompaña una joven promesa: Rooney Mara

3. Por el trailer. Tiene ritmo, acción, drama y una puesta en escena increíble. Recrea el ambiente sombrío, frío, cruel que describió Larsson en sus libros. Si la película sigue estos parámetros, tiene todas las papeletas para hacernos disfrutar durante dos horas.  
Os dejo con el teaser trailer, que el trailer desvela demasiado. 




Mañana iré a verla. Ya os contaré. 
Y vosotros, ¿tenéis ganas de verla?
¿Leísteis el libro? ¿Sois fans de David Fincher?
Besos,
Alba

4 comentarios:

três dijo...

No sé nada de nada de esta historia. Ya nos dirás que te ha parecido. bss
mar

dina dijo...

El libro me pareció un peñazo pero a la película le tengo unas ganas tremenda, debe de ser por el prota

LoQueVen dijo...

Yo tambien estoy deseando ver la versión americana.
Tengo que decir que a mi si me fliparon todos los libros, y me los lei de carrerilla.
Respecto a la peli sueca opino lo mismo que tu. Me gusto, pero tenía un rollo telefilm que no veas, jajaja.
Un beso.

Anónimo dijo...

Los suecos no tienen el dinero que un productor americano, ni esos ayudantes de dirección, ni los realizadores, ni.... infinitos "nis". A mí me parece una prepotencia y arrogancia desmesurada por parte de los estadounidenses. Parece que ellos no puedan ver algo que no es obra suya y además lo suyo siempre tiene que ser mucho mejor.