miércoles, 18 de enero de 2012

Hombres que no saben amar

Ya lo anuncié, para ser concretos aquí
Así que hoy toca mi repaso a "Los Hombres que no amaban a las mujeres", versión EEUU, versión David Fincher. 



Muchas veces, cuando tienes muchas ganas puestas en algo, muchas esperanzas, puedes llevarte una decepción enorme. Por suerte, no es lo que me pasó con esta película. Es bastante buena. No la mejor en la carrera de Fincher, desde luego, pero es un filme bueno. Nada ver con la sosa, aburrida y espantosa versión sueca. 

Tiene un buen guión, una buena dirección, buenas interpretaciones y una puesta en escena sorprendente. Empecemos por este último punto. Si algo diferencia a las novelas negras suecas, o nórdicas, es la frialdad de sus ambientes: todo parece ser solitario, lúgubre, oscuro. Fincher y su equipo artístico se han mantenido fieles a esta idea y no han intentado trasladar la historia a  los parámetros estadounidenses. 

En cuanto a la dirección, en fin, poco hay que decir. Fincher ha demostrado ser un creador singular, original y muy eficaz. Esta película no es una excepción. 

Daniel Craig está correcto como periodista en el fango que busca una salida investigando para un adinerado anciano. Es fácil empatizar con él y resulta interesante seguir sus pasos. Christopher Plummer, el anciano en cuestión, está inmenso, como siempre. Es tierno ver su preocupación por su sobrina, a la vez que tiene una cara dura cuando se trata del resto de su familia. Plummer logra darle ambos matices. El resto de secundarios está más descafeinado, con poca presencia y casi nulo interés para el espectador. Bien es verdad que en esta película sólo se necesitaba presentarlos, pues irán ganando importancia en el resto de la trilogía (por lo menos en los libros ocurre así). 



En cuanto a Rooney Mara, simplemente ES Lisbeth. Logra dotar al personaje de oscuridad, misterio, dureza, a la vez que vulnerabilidad y ternura. Gran hallazgo esta chica, sin duda. 


Por último, el guión. Muy bueno, la verdad. Logra condensar en dos horas el libro, darle un giro interesante y hacer más amena la investigación. Si has leído los libros y visto el bodrio sueco, la versión de Fincher puede resultar un poco lenta, pero los que vayan "limpios" a la proyección, sin duda disfrutarán. 


Otra cosita a destacar: los impresionantes créditos de la película. NO WORDS

Y vosotros, ¿habéis visto la película?
Besos,
Alba

4 comentarios:

dina dijo...

Le tengo ganas, pero no he tenido ocasion de verla. Pero por todo lo q cuentas , tendre q hacerle un hueco ya!

Roos dijo...

No la he visto todavía, pero en cuanto pueda lo haré, me hiciste dar ganitas!!!
Que tengas bonito día!!!
Roos

LoQueVen dijo...

Estoy deseando verla, el libro me encanto, asi que quiero verla ya!
Un beso.

Maia dijo...

Pues yo la tengo pendiente pero los libros me gustaron tanto que me suele dar algo de pereza.

Me está picando la curiosidad con Lisbeth, porque que Daniel Craig sea mejor Mikael que el anterior es fácil. Pero es que para mí la Lisbeth sueca era impresionante y en muchos sitios he leído que ésta está aún mejor.

Besos!!